Puerto Real en la Historia: Parque de Las Canteras

¿Tiene el espacio valor en la población y en la comarca? ¿Alguien lo duda? Podríamos poner el pinar o el patio del pozo en una bandera y nadie se molestaría. Es parte inseparable de la población hasta tal punto que llegan a identificarse los ciudadanos con el pinar. Es una de las partes del municipio lo suficientemente portorrealeña como para sustituir al nombre de la población. Un equipo deportivo puede llamarse Las Canteras y se da por hecho que el equipo es de Puerto Real. ¿No?
En la comarca (...)

Continuar »
 

La caza en La Algaida hace 180 años

Es de noche. Comienza la jornada del furtivo. Sus pasos silenciosos apenas suenan en las calles de Puerto Real. Está acostumbrado a ser sombra. Pasar desapercibido es parte de su oficio. Le acompaña en sus andanzas su fiel perro Runo, un podenco desgarbado envidia de todos los cazadores. El valor de ese podenco no tiene comparación posible. Con ese perro y un cuchillo dio muerte a una docena de cochinos en el otoño pasado. Él los mata a vida o muerte. El perro los acosa y se encara al jabalí, (...)

Continuar »
 

Casines hace 2000 años

Imagina que te encuentras en la punta de Casines, donde un paño de azulejos nombre la urbanización poco antes de llegar a Puente Melchor, un día como hoy, hace dos mil años. Por supuesto que no existe la urbanización, ni siquiera existe Puerto Real. En el ámbito jurídico, estaríamos en el extrarradio de la romana Gades, en el perímetro rural donde existen numerosas fincas, aduanas, haciendas, caseríos y pedanías, todo en su versión “romana”. Los campos aún eran ricos en masa forestal, retama, (...)

Continuar »
 

Fondeadero del Río San Pedro, hace 500 años

Mientras rema está pendiente a las estacas, que en realidad son palos clavados en el fondo del caño, indicando el lugar por donde discurre “la canal”, la parte del caño que tiene agua aunque baje la marea. Si el que llevara la embarcación no conociera ese código terminaría con el barco encallado. En la segunda cruceta se detiene. La dirección del viento y la fuerza de la corriente, le ayudan a alcanzar su lugar en el fondeadero. Lo haría sin ningún problema de no ser por tener que lidiar con las (...)

Continuar »
 

Fangos del Lucio, frente a La Cachucha, un día como hoy

La marea es a las nueve. A las seis de la mañana ya está en el fango. Tiene que aprovechar la mitad de la vaciante y el comienzo de la llenante. Comienza al tiento. Una a una va metiendo en la canasta su cosecha. Reconoce los boquetes entre la multitud de orificios de miñocas. Parecen el ojo de una cerradura. Los muergos cogidos a mano en el fango son limpios, sin arena. No son buenos. Son los mejores. Tiene la piel siempre oscura. Un gorro lo protege del frío húmedo de las mañanas del mar. (...)

Continuar »
 

Agenda