www.puertorealweb.es

Miércoles 24 de abril de 2019

Puerto Real en la Historia

EL PUERTO REAL SUBTERRÁNEO. ALGUNAS NOTAS (IV)

El principal cementerio de la Villa sería la Prioral de San Sebastián

23 de febrero de 2013

Nº Comentarios

6

Puede afirmarse sin temor a error que el principal cementerio de la Villa, en los siglos XVI, XVII y XVIII, sería la Prioral de San Sebastián; contaría la parroquia con espacios subterráneos (de distinta naturaleza) creados y concebidos para albergar sepulturas, enterramientos. Un cementerio tal y como lo concebimos hoy día, esto es como un espacio alejado por lo general del casco urbano de la localidad (o, cuando menos, con una ubicación periférica respecto al mismo), no habría de crearse en Puerto Real hasta los primeros años del siglo XIX, y sería emplazado junto a la antigua iglesia de San Benito (hoy desaparecida), a partir de -y como consecuencia de- la epidemia de fiebre amarilla que golpeó a la Bahía de Cádiz en 1800.
Con anterioridad al establecimiento de dicho cementerio los portorrealeños recibían sepultura en el interior de las iglesias de la localidad, tanto en la parroquia como en otros templos (caso de los conventuales) y ermitas locales, o en camposantos anejos a dichos espacios religiosos, como los que existieron junto al Hospital de la Misericordia y su templo de San Juan de Letrán (en el ámbito de la actual calle Sagasta), o en el entorno de la Prioral (ya sea bajo la Plaza de la Iglesia o en la calle San José, antigua calle Huesos) donde los más pobres, que no podían costearse un entierro, recibían sepultura de caridad.

Pese a la diversidad de lugares de sepultura en Puerto Real entre los siglos XVI y XVIII, el lugar elegido preferentemente para tales fines sería la Prioral de San Sebastián, principal espacio religioso de la villa y eje articulador de buena parte de los ritmos vitales de la misma. Junto a cuestiones de corte social o de prestigio que pueden también encontrarse entre las motivaciones profundas de los vecinos para querer ser enterrado bajo el suelo de la parroquia de San Sebastián hay que contar igualmente la “querencia” de los fieles de recibir sepultura en la proximidad (o en el interior) de un lugar sacro, de cara a garantizar la futura resurrección de los cuerpos al encontrarse reposando “en sagrado”; ello hacía de los templos el lugar más deseado para recibir sepultura, amén del hecho de que el fiel podría tener un mayor apego hacia el lugar donde habitualmente habría asistido a los cultos, ceremonias y oficios litúrgicos, un lugar donde podrían encontrarse asimismo las sepulturas de sus familiares (junto a los que querría descansar para la Eternidad), motivos y razones todos los cuales reforzarían sus lazos con un determinado espacio religioso, en esta y en la otra vida…

Lo cierto es que la parroquia de San Sebastián se vería sometida a una intensa utilización como espacio funerario entre los siglos XVI y XVIII, creándose diferentes panteones, criptas, capillas funerarias subterráneas, por no hablar de las tumbas individuales situadas a una menor profundidad. El subsuelo de la Prioral es un verdadero mundo subterráneo, lleno de enterramientos algunos de los cuales pueden ser grandes espacios sepulcrales dotados quizá de distintos ambientes (y, de seguro, de varios inquilinos). Como ya hemos señalado en otro lugar1, el mundo subterráneo de la Prioral está aún por descubrir, y debe presentar una realidad y una dimensión absolutamente desconocida y enteramente distinta de lo que conocemos y estamos acostumbrados a contemplar sobre dicho espacio religioso.

Este “mundo subterráneo” de la parroquia de San Sebastián, de tan dilatada existencia y hoy olvidado para la generalidad, fue accesible en su día (a lo largo de tres siglos, al menos), y en lo que toca a las criptas y panteones (caso distinto serán las tumbas simples, los nichos bajo el suelo de las naves) debe contar aún con accesos (en mayor o menor medida cegados, es cierto) desde las capillas laterales del templo y desde la zona a la espalda del altar mayor, donde tenemos localizado el que quizá constituya un posible acceso a la cripta que puede existir bajo el presbiterio, bajo la zona del altar mayor de la Prioral (un acceso que encontró quien firma y redacta estas líneas, hace unos años)2.

En los próximos párrafos continuaremos desgranando aspectos de este mundo subterráneo portorrealeño: los templos de la localidad y otros espacios del subsuelo de la Villa guardan aún muchos secretos, y tienen muchas cosas que contarnos, unos secretos y unas cosas olvidadas desde hace siglos y que un día no muy lejano habrán de comenzar a salir a la luz.

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

6 Comentarios
moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.