www.puertorealweb.es

Sábado 20 de abril de 2019

Puerto Real en la Historia

EL PUERTO REAL SUBTERRÁNEO. ALGUNAS NOTAS (VI)

Sepulcros y sepulturas en este particular recorrido bajo tierra

9 de marzo de 2013

Nº Comentarios

2
Manuel J. Parodi. Historiador

Una de las cuestiones a considerar a la hora de abordar el innegablemente interesante asunto de la existencia de espacios subterráneos en Puerto Real, o, por decirlo de otro modo, la existencia de un “Puerto Real subterráneo”, es la relativa a la función sepulcral de los templos históricos de la Villa: sabemos (y venimos abordando este tema desde hace tiempo) que las iglesias de la localidad han albergado los principales espacios funerarios de Puerto Real a lo largo de su Historia, indudablemente, lleva aparejada la existencia de un “mundo subterráneo” que va más allá de la existencia de tumbas bajo el subsuelo de las iglesias históricas portorrealeñas, un mundo que guarda relación con las criptas, bóvedas y capillas funerarias que se encuentran bajo el suelo de San Sebastián [1], La Victoria o San José (siendo esta última la única abierta e incorporada al conjunto “vivo” del edificio -siendo susceptible de ser visitable).

Así, y en lo que atañe a este particular (la relación entre el “mundo subterráneo” y la función funeraria de la Prioral), ya hemos hecho referencia en párrafos (y lugares) anteriores; sabemos además tanto acerca de la antigüedad de las noticias que aportan información sobre la existencia de enterramientos en el interior del espacio de San Sebastián, las cuales se remontan al siglo XVI, como acerca de las divisiones del suelo y el subsuelo que se llevan a cabo en el interior de dicho espacio sacro, fenómeno que lleva aparejada la compra y venta de sepulturas en los más diversos lugares de la iglesia, desde las capillas del templo a la misma entrada del edificio.

Como se ha señalado en otro lugar [2], son muy abundantes las citas que encontramos (en diversa documentación) entre los siglos XVI y XVIII relativas a no pocas personas que desearon recibir (y recibieron) sepultura en la Prioral; muchos de ellos fueron sepultados en sepulcros pertenecientes a sus familias, como sería el caso de linajes insignes del Puerto Real de la Edad Moderna como los Hurtado de Ávila, con su Capilla del Señor San José y Nuestra Señora del Sagrario, o casos como el de Antón García Mojarro, quien en 1649 es sepultado en la Capilla de Nuestra Señora del Rosario (a pesar de la existencia de otro sepulcro en la Capilla Mayor vinculado a su persona por ser propiedad de sus padres; Archivo Histórico de Protocolos de Cádiz -AHPC. Protocolos notariales, sección Puerto Real. L. 60, f. 78.).

Otros ejemplos: en el año 1652 Juan Mulero elegiría como sepulcro “... mi sepultura de la Capilla Mayor de mis padres...” (AHPC, Protocolos notariales, sec. Puerto Real. L. 61, f. 86); ese mismo año Lucas Franco Ramírez recibe sepultura en la Capilla de Ánimas, “... en la sepultura que tengo de mi mujer (...) debajo del púlpito...” (AHPC. Protocolos notariales, sec. Puerto Real. L. 61, f. 11). Contamos con son abundantes ejemplos, los cuales nos ponen ante la evidencia de la existencia de estos recintos funerarios en la parroquia de San Sebastián, de ese “mundo subterráneo” que subyace bajo el suelo de la Prioral, unos espacios sepulcrales (y subterráneos) ligados a las mismas familias durante generaciones.

Así, de este modo, y a través de documentos conservados en el Archivo Diocesano de Cádiz, es posible ver cómo se adquieren algunas de las sepulturas existentes en la Prioral, con la indicación del valor económico de estas compras. Estos documentos representan la evidencia y el ejemplo claro del negocio que se establecería con el suelo sagrado de este templo portorrealeño durante la época Moderna, una actividad de compra y transmisión de estos espacios subterráneos que se extendería a lo largo de los siglos y hasta –quizá- el mismo final de la función funeraria de estos espacios del “mundo subterráneo” de la parroquia Mayor de San Sebastián.

Las numerosas sepulturas del templo, como sucedería con las criptas del mismo, se transmitirían -por ejemplo- de manera hereditaria: se vendían, se compraban, e incluso había personas que podían ser dueños de varios sepulcros al mismo tiempo, teniendo que escoger de entre los mismos el lugar deseado para el eterno descanso y para su sepultura en el momento de su muerte. Estas tumbas, además, una vez adquiridas, podían pasar a formar parte del patrimonio familiar de los propietarios.

Como hemos señalado y como hemos visto, el espacio subterráneo de la Prioral (entre los siglos XVI y XVIII) se vio sujeto a una auténtica “parcelación”: todo aquel fiel capaz de adquirir una sepultura lo hacía, aspirando, ciertamente, a poseer los mejores espacios, los considerados como más dignos: de este modo, las capillas cultuales o el Altar Mayor quedaban reservados (en general) para los linajes más poderosos de la localidad, mientras que otros sectores sociales, siempre siguiendo el patrón de su nivel de riqueza, se verían desplazados a diferentes espacios: bajo las naves del templo, bajo el púlpito, próximos a las puertas... Esta división jerárquica de los espacios del edificio era un reflejo de las diferencias sociales ostentadas en vida: y los espacios de este “mundo subterráneo” de la iglesia de San Sebastián no habrían de resultar ajenos a esta división social de la época moderna en la Villa de Puerto Real.

En próximos párrafos continuaremos avanzando en el conocimiento de los espacios subterráneos de la parroquia de San Sebastián, que forman parte de esa realidad aún por descubrir en su conjunto que hemos dado en llamar el “Puerto Real subterráneo”.

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

2 Comentarios
  • EL PUERTO REAL SUBTERRÁNEO. ALGUNAS NOTAS (VI) 10 de marzo de 2013 20:30, por Melanie Ruiz

    Me encantan estas entregas, ya estoy deseando que publiquen la siguiente. Enhorabuena a sus autores y gracias por mostrarnos los entresijos y la autentica cultura e historia de nuestra Villa.

    Contestar

  • EL PUERTO REAL SUBTERRÁNEO. ALGUNAS NOTAS (VI) 14 de marzo de 2013 07:29, por Manolo J. Parodi Álvarez

    Muchas gracias por tus amables palabras. Se hace lo posible para, cada semana, renovar el compromiso con la Historia, nuestro Patrimonio Histórico y la difusión de ambos. Y conforta saber que se llega a los lectores.
    Un cordial saludo.

    MP.

    Contestar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.