www.puertorealweb.es

Martes 23 de abril de 2019

Puerto Real en la Historia

EL PUERTO REAL SUBTERRANEO. ALGUNAS NOTAS (XX)

Con este artículo PRW agradece a Nuestro historiador M.J. Parodi ( y a todos los que han escrito en esta sección) la dedicación que cada sábado han tenido para acercarnos nuestra historia de forma tan amena y didáctica

6 de julio de 2013

Nº Comentarios

6
Manuel J. Parodi. Historiador

Entre los perfiles del “Puerto Real subterráneo”, asunto al que hemos venido dedicando los últimos artículos que ocupan esta serie, uno de los más llamativos es el que se refiere a los espacios que se encuentran bajo el suelo de la Prioral de San Sebastián de nuestro pueblo. A buena parte de estos espacios, consagrados mayoritariamente a funciones funerarias y clausurados desde hace más de dos siglos (en lo que en buena medida puede encontrarse una causa para su erosión de nuestro imaginario colectivo local) hemos dedicado asimismo nuestra atención en varios de los artículos de esta serie.

Capillas funerarias, criptas de mayor o menor envergadura, sepulturas individuales o familiares, enterramientos propios de cofradías religiosas, tumbas propiedad de unos u otros fieles, bóvedas funerarias pertenecientes a significados elementos de la nobleza local que se han enterrado en la Prioral a lo largo de varios siglos, pasando la titularidad de dichos espacios de una a otra familia aristocrática de la Villa, en su caso… Son todos lugares subterráneos de una u otra naturaleza que yacen en el subsuelo de la iglesia Mayor de San Sebastián, erigida como sabemos entre los siglos XV y XVI en sus cuerpos principales, rematada entre los siglos XVIII y XIX en la zona del Sagrario (el ala de la iglesia que se encuentra rematada por las dos cúpulas, la mayor y la menor, en el abrazo entre el Atrio del templo y la calle La Palma) y consagrada, como sabemos que reza la columna inaugural que adorna -desde el exterior- la Portada de las Novias de la iglesia, en el año 1592 por el entonces obispo de Cádiz, D. Antonio Zapata, quien posteriormente ascendiera al capelo cardenalicio y ocupase cargos de altísima responsabilidad en el gobierno de los reinos hispánicos ya a principios del siglo XVII.

Señalábamos en el anterior capítulo de esta serie que los yacimientos arqueológicos de época romana que salpican nuestro Casco Histórico (y que, como apuntábamos se encuentran especialmente en las inmediaciones de las antiguas líneas de costa portorrealeñas, con inclusión de las que bañan su zona urbana) podrían haber entrado a formar parte, inopinadamente, de los perfiles y contornos del “Puerto Real subterráneo”.

En este sentido, sabemos que bajo las mismas entrañas pétreas de la iglesia de San Sebastián existen espacios subterráneos que forman parte de dicho edificio religioso y monumental, y que pertenecen a su historia como iglesia, a su historia arquitectónica, pero al propio tiempo, bajo esas mismas entrañas de la Prioral también pueden existir trazas de la presencia romana en la Villa, que se dan la mano con las sombras de la “cantera” con la que tradicionalmente se ha hecho referencia a la colina sobre la cual se asienta el histórico y monumental edificio.

Bajo los suelos de determinada parte del templo existen trazas de un hipotético pasado romano de la zona, que podría ponerse en conexión con los yacimientos igualmente romanos que sabemos existen en Puerto Real, y especialmente con los que subyacen bajo nuestro Casco Histórico. Baste recordar en este sentido el yacimiento que ha aflorado bajo el solar de la antigua plaza de San Telmo en el curso de las obras de urbanización de la misma (a la redacción de estos párrafos, en los primeros días de julio de 2013, ha aflorado una alineación de contenedores anfóricos romanos en número cercano a la treintena), y que vuelve a hablarnos de la potencia de la industria alfarera en estas tierras, hoy portorrealeñas, en los siglos del Alto Imperio Romano (siglos I-II d.C., pero no sólo en dichos siglos).
El avance de la investigación permitirá no sólo alcanzar las criptas de Puerto Real y abrirlas al conocimiento y a la divulgación del mismo, sino que sin dudas conducirá asimismo a la identificación del pasado romano de la colina o “cantera” sobre la que se erige la Prioral de San Sebastián.

En este sentido, cabe señalar que diversos testimonios (fundamentalmente decimonónicos) señalan que San Sebastián habría sido construida sobre una “cantera”, como sabemos que apunta Pascual Madoz en la descripción que sobre Puerto Real lleva a cabo en su “Diccionario”; mediante unas breves notas, Madoz esboza su información sobre el templo de San Sebastián constatando el emplazamiento del mismo sobre una cantera: “...una iglesia parroquial con título de prioral (San Sebastián Mártir), sobre una cantera, en medio de un atrio con sus dos rampas y escaleras; su arquitectura es del orden dórico con buenos arcos; consta de tres naves y existen en ella 16 altares...” [MADOZ, P.: “Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar (1845-1850)”, pg. 364].

Quizá la existencia de tal “cantera” habría podido ocasionar la “orientación” del templo, que, como hemos señalado en repetidas ocasiones está, efectivamente, “orientado”: el Altar Mayor se encuentra orientado hacia el Este, hacia Oriente, hacia Jerusalén; hagamos una digresión y recordemos en este sentido que en la liturgia católica trentina, anterior al Concilio Vaticano II -celebrado a mediados del siglo pasado- en la Eucaristía, el oficiante se desenvolvía en buena parte de las ceremonias de espaldas al público y cara al altar: de esta forma, los ritos esenciales de la misa se efectuaban “mirando hacia Jerusalén”, en el caso de la Prioral de San Sebastián.

Así, en el emplazamiento de la Prioral de San Sebastián, y especialmente en lo que toca a su disposición “esquinada”, “orientada” (como hemos señalado) respecto a la trama general (en damero, por disposición de los Reyes Católicos, fundadores de la Villa en 1483) del casco urbano local, pueden verse varias (y netas) intenciones relacionadas con cuestiones cultuales, así como defensivas (ya hemos tratado sobre la naturaleza defensiva de la construcción en anteriores artículos), e incluso con lo que atañe a la ubicación donde se asienta el edificio.

La Prioral de San Sebastián está situada sobre una ligera elevación, sobre la ladera de la aleve colina que preside el antiguo pago sobre el que se crearía el núcleo urbano de la Fundación de los Reyes Católicos; Puerto Real cuenta con una elevación media de 8 metros sobre el nivel del mar (y con un término municipal de 196 km2 de extensión); su casco urbano se extiende junto al borde litoral, y se dispone a nivel del mar; en el propio casco urbano, el punto más elevado sobre la cota 0 se encuentra en la confluencia de las calles Teresa de Calcuta y Cruz Verde, como es sabido, y representa el culmen de la misma ligera elevación en una de cuyas ligeras laderas (en la vertiente dando al mar) se erige la iglesia, de la que este punto de mayor altura (del casco urbano) sobre el nivel del mar dista unas escasas decenas de metros (especialmente considerando dicha distancia en línea recta, sin considerar el viario actual); la diferencia de alturas entre el suelo de la Prioral y la cota cero (el nivel del mar) es escasa (unos 3 m.), y viene a ser salvada por la suave pendiente que asciende desde la ribera (en la forma de las actuales calles Vaqueros, Ancha y Cruz Verde), alcanza el punto máximo antes señalado (la cota de mayor altura) y desde allí vuelve a descender en sentido opuesto, con una tirada aún más leve.

Retomando la línea argumental de la “cantera”, podemos señalar de todos modos que por el referido término de “cantera” (valga la iteración) cabe entender una realidad multiforme: entre las distintas realidades contenidas en el término pueden encontrarse una simple elevación del terreno, una pedrera (en sentido literal), e incluso la sombra de la presencia de construcciones anteriores en el tiempo que habrían, quizá, podido ser reutilizadas para la construcción de edificios posteriores, incluso muy posteriores, como incluso podría ser San Sebastián; así, y en este sentido cabe apuntar una vez más la presencia de no pocas instalaciones romanas en el marco de la línea litoral del casco urbano portorrealeño desde El Gallinero hasta Puente Melchor, unos complejos industriales dedicados a la actividad cerámica de gran potencia entre los siglos I y V d.C. (considerados como extremos).

Existe, pues, la posibilidad de que dicha “cantera” fuera precisamente un edificio precedente (¿romano, islámico?), que podría haber acabado “fagocitado” como fuente de piedra para las primeras construcciones tras la repoblación castellana de finales del siglo XV (¿un yacimiento romano -que sabemos que existe bajo la Prioral?, ¿un “ribat” o una mezquita islámica, como sostiene determinada tradición, aún poco contrastada…?).

Así, quizá, entre esos perfiles del Puerto Real subterráneo que hemos venido abordando en los precedentes párrafos y artículos, quizá se encuentre asimismo esa “cantera”, en parte colina, en parte cantera de piedra, en parte edificio precedente (lo que ayudaría a explicar algunas cosas), que “duerme” bajo la silueta de la Prioral (esa silueta que tanto guarda de nuestra Historia con mayúsculas)… Y sólo el avance de la investigación nos llevará al avance del conocimiento.

He intentado presentar algunas hipótesis, líneas argumentales, datos y conclusiones sobre el Puerto Real subterráneo, ese elemento tan familiar como desconocido de nuestra Historia y nuestra realidad local, que se encuentra bajo nuestros pies, bajo el suelo de calles, plazas y edificios históricos de la Villa. Espero que, como he señalado en varias ocasiones (en éste y otros textos), la investigación nos lleve al conocimiento, y la socialización del conocimiento a la sensibilización del cuerpo social.

Para eso trabajamos, para eso escribimos: para poner un granito de arena en la playa de la evolución.

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

6 Comentarios
  • EL PUERTO REAL SUBTERRANEO. ALGUNAS NOTAS (XX) 5 de julio de 2013 20:26, por Paco Ruiz

    Muy bien Manuel, creo firmemente en todo lo que apuntas sobre el enclave de San Sebastián, y una conclusión que me atrevo a exponer ante un erudito como al que me dirijo, es que si este templo fortaleza no se construyó sobre la cota más elevada de la población como sería lo lógico para que dominara el entorno caso de una incursión pirata o similar, se construyó sobre lo que conocemos como zona con un alto nivel telúrico, ya que apuntas como ipótesis que se construyó sobre un posible templo romano y una mezquita

    Contestar

    • EL PUERTO REAL SUBTERRANEO. ALGUNAS NOTAS (XX) 6 de julio de 2013 21:07, por Manolo J. Parodi Álvarez

      Paco, buenas tardes. Cuando nos vimos esta mañana (07.07.13) de compras no había visto aún (como te dije) tu comentario. Te lo agradezco de todo corazón.
      Puede ser, como bien dices, que el elegir el emplazamiento de la Prioral en un punto que no es el más alto del pago donde se asienta la Villa obedezca (yo así lo creo y eso parecen indicar algunas fuentes y la tradición al respecto) al aprovechamiento de estructuras anteriores que en realidad existen: bajo la Prioral hay estructuras de época romana; casi con toda certeza no se trate de un templo, como sugieres, sino que podría tratarse de un alfar. La investigación (estoy seguro) lo dirá.
      Y ello por no hablar de lo que pudo existir en la zona en época islámica (¿mezquita, ribat, nada?).
      Un abrazo fuerte.

      Contestar

  • EL PUERTO REAL SUBTERRANEO. ALGUNAS NOTAS (XX) 6 de julio de 2013 09:49, por Aprendiendo

    Enhorabuena Manolo por tu esfuerzo continuado y desinteresado en presentarnos la historia de nuestro pueblo de forma amena y clara. Espero que este artículo no sea el último y podamos disfrutar de muchos más, porque de lo contrario, sería un claro error por parte de este medio.

    Contestar

    • EL PUERTO REAL SUBTERRANEO. ALGUNAS NOTAS (XX) 11 de julio de 2013 14:46, por Manolo J. Parodi Álvarez

      Estimad@ "aprendiendo", una vez más muchas gracias por tus palabras siempre tan cordiales como animosas. Estoy seguro de que a la vuelta del verano volveremos a encontrarnos con este espacio dedicado a la Historia de nuestro pueblo en PRW, y estos modestísimo artículos con los que trato de poner un granito de arena en la tarea de la difusión de los valores de nuestra Historia y nuestro Patrimonio Histórico volverán a asomarse periódicamente a las páginas de este espacio mientras PRW quiera y a sus coordinadores (a quienes agradezco enormemente el esfuerzo realizado en este sentido durante estos casi dos años de mi colaboración con ellos) les parezca oportuno: por mí no va a quedar.

      Contestar

  • EL PUERTO REAL SUBTERRANEO. ALGUNAS NOTAS (XX) 8 de julio de 2013 21:58, por nataly bv

    esto me sirvio de mucho grasias

    Contestar

    • EL PUERTO REAL SUBTERRANEO. ALGUNAS NOTAS (XX) 11 de julio de 2013 14:48, por Manolo J. Parodi Álvarez

      Muchas gracias, nataly bv, por tus cordiales palabras. Soy yo quien está agradecido a los lectores sus contínuas muestras de afecto, respeto y cariño. Y a PRW, por brindarme de manera continuada durante dos años casi la oportunidad de -de un modo completamente altruista por mi parte, todo sea dicho- difundir nuestra Historia y los valores de nuestro Patrimonio Histórico desde esta página.

      Un saludo!

      Contestar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.