www.puertorealweb.es

Lunes 26 de agosto de 2019

Psicología

Consejos de nuestra Psicóloga Ana Rivas

"El problema de pensar demasiado"

"No creas todo los que piensas" (Byron Katie)

5 de mayo de 2017

Nº Comentarios

Hay un hábito frecuente en muchas personas y que suele relacionarse con el ritmo acelerado y estresante de la sociedad actual: el pensar demasiado. Consiste en un constante ruido en la cabeza, un pensamiento, otro, otro, y así sucesivamente. Un primer problema importante surge del hecho de que no se suele ser consciente de que esto sucede, está tan automatizado que de alguna forma, es como si la persona se anestesiara. Se vuelve “ciega” a lo que está sucediendo en su cabeza. Subrayo que es un primer problema importante porque si uno/a no es consciente de lo que le está pasando, no podrá poner los medios para cambiar lo que le pasa.

Una de las trampas de este pensar demasiado es que puede parecer que al pensar tanto estamos haciendo descubrimientos sobre nuestra vida, reflexiones importantes. Es verdad que esto a veces sucede, pero sólo ocupa una pequeña parte del tiempo de pensar, el mayor porcentaje de tiempo se ocupa en un dar vueltas y vueltas a algo que ya sabemos, que ya habíamos descubierto con anterioridad.

Disciplinas como el yoga o la meditación son herramientas poderosas para trabajar este exceso de actividad mental

Pensar en exceso conlleva una serie de consecuencias para la vida de la persona:
-  La visión de la vida se torna en general más negativa.
-  Consume energía, por lo que se reduce la cantidad de energía de la que se dispone, ya que ésta es limitada. Y entonces nos queda menos para hacer cosas que sabemos que nos benefician.
-  Se está más en el pensamiento que en el momento que se está viviendo: se reducen los sentidos y hacemos menos contacto con la experiencia presente.

Alguna de las estrategias para afrontar el pensamiento excesivo: cuando nos demos cuenta que estamos en un momento de pensar demasiado decirnos algo así como “stop, para, no me ayudo así”. Y a continuación darnos un respiro, distraernos haciendo algo que nos resulte agradable. Hay investigaciones que concluyen que hacer algo distinto y positivo durante 8-10 minutos es eficaz para aumentar el estado de ánimo y romper el circuito de pensamientos.

Aunque es cierto que las distracciones agradables sólo benefician a corto plazo, aportan el marco ideal para poder cambiar este hábito de pensar demasiado durante periodos de tiempo cada vez más largos, ya que nos ayudan a ser más capaces de solucionar esos problemas en los que tanto pensamos.

Disciplinas como el yoga o la meditación son herramientas poderosas para trabajar este exceso de actividad mental.

Foto: Pixabay (Licencia Creative Commons)

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.