www.puertorealweb.es

Martes 22 de mayo de 2018

Psicología

MEJORAR LA AUTOESTIMA (III)

Nueva entraga con más claves para conocernos mejor gracias a nuestra psicóloga de cabecera, la puertorrealeña Ana Rivas

24 de marzo de 2013

Nº Comentarios

Con estas tres propuestas finalizamos este decálogo iniciado hace tres semanas con el objetivo de mejorar nuestra autoestima:


7. Técnica del STOP o parada del pensamiento

JPEG - 3.4 KB
Ana Rodríguez Rivas. psicóloga

Esta es una técnica muy sencilla que nos puede ayudar a tomar conciencia de los pensamientos negativos que tenemos y a ponerles un poco de freno. A empezar a cuestionar el continuo diálogo interno con el que solemos jugarnos malas pasadas.
Por ejemplo, cuando de repente nos descubrimos criticándonos duramente: “hay que ver, ya te vale, por qué dijiste lo que dijiste, eres un desastre, si no hubieras dicho eso, qué tonto/a he sido, si es que no aprendo…”. Un primer paso es descubrir que nos estamos machacando y hacer un stop, una parada en el flujo de pensamientos negativos. Identificar luego cómo me estoy sintiendo.
Solemos seguir un esquema de funcionamiento muy sencillo:

Pensamiento---------Sentimiento-----------------Acción/Conducta

Es decir, los pensamientos que tengo sobre lo que me ha pasado determinan cómo me sienta luego. Y esto a su vez influirá mucho en lo que decida hacer. Sobre todo si no soy consciente de mis sentimientos.
Siguiendo el ejemplo anterior, me podré sentir angustiado/a, enfadado/a, tenso/a, frustrado/a. Y probablemente, al sentirme así la acción que lleve a cabo no será positiva para mí (pagar mi enfado o frustración con alguien cercano que no tenía nada que ver, dar una mala contestación, quedarme en casa sin querer ver a nadie).

Si soy consciente de cómo me estoy sintiendo y por qué me estoy sintiendo así será más probable que haga algo constructivo y sano para mí con ello (por ejemplo, darle salida a mi enfado haciendo alguna actividad física, escuchar música, dar un paseo, quedar con alguien para hablar, leer una novela o una revista…).


8. Pasar a la acción

Provoca malestar el que en lugar de ocuparnos de un asunto que tenemos pendiente, que tenemos que ponernos manos a la obra y hacer, estemos posponiendo y dejándolo para otro momento. Si ya lo tenemos en la cabeza y sabemos que tenemos que hacerlo, cuanto antes nos pongamos con la tarea antes nos liberaremos de ella.

De esta forma, en lugar de tener la preocupación y la carga de la tarea durante bastantes días e incluso semanas o meses, podemos reducirlo a unas horas o días. Nos quitamos de encima muchas horas de desgaste y energía mental, energía que entonces podemos tener disponible para otras cosas que sean de nuestro interés.

9. Cuidado con la autoexigencia

Un feroz enemigo para nuestra autoestima y bienestar es el afán de perfeccionismo. El exceso de exigencia con nosotros/as mismos/as es una de las grandes causas de disminución de autoestima. Si nos ponemos el listón muy alto y nos exigimos sacar un diez en todo lo que hagamos (algo imposible de conseguir), además de criticarnos continuamente por no conseguirlo, nunca nos daremos ocasión de valorarnos. Siempre habrá un “pero”, un “no es suficiente”. Esto hace que nos boicoteemos continuamente en nuestra búsqueda de satisfacción y felicidad.

Otro problema es que quien pretende hacerlo todo perfecto se priva de hacer muchas cosas por miedo al fracaso o al ridículo. Es por esto que muchas personas no se embarcan en nuevas y enriquecedoras experiencias, por miedo a no estar a la altura de las circunstancias y a que precisamente como es algo desconocido y no dominado no saquen el sobresaliente o la matrícula de honor que se exigen en todo lo que hacen.

10. Valorar lo positivo

Estamos a veces tan centrados/as en lo que no nos gusta, en lo que queremos cambiar y en lo que deseamos, que nos olvidamos de aquello que sí funciona, aquello que hacemos bien, lo que nos gusta de nosotros/as.

Un ejercicio sencillo y práctico para desarrollar nuestro lado positivo consiste en enumerar cada día (por ejemplo, tomando el café por la tarde o antes de dormir) dos o tres cosas que hayamos hecho de las cuales estemos orgullosos/as o que nos hayan hecho sentir bien. No busquemos las grandes hazañas: pensar en una sonrisa, una buena conversación con alguien a quien apreciamos, algo que nos haya hecho reír, etcétera. Hay un sinfín de pequeñas cosas en el día a día por las que estar agradecidos/as.

Nosotros/as decidimos dónde ponemos el foco.

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.