Domingo 15 de diciembre de 2019

Psicología

Gabinete de la Psicóloga

Patricia tiene dos papás

Marina Álvarez Alfama, psicóloga y psicoterapeuta, analiza los nuevos modelos familiares y cómo normalizarlos

15 de febrero de 2015

Nº Comentarios

7

Marina Álvarez Alfama es una joven puertorrealeña con formación en Psicología. Se licenció en la Universidad de Sevilla y es Psicóloga General Sanitaria colegiada. Además de sus estudios de Psicología tiene formación en Terapia Gestalt cursada a lo largo de 4 años también en Sevilla paralelamente a la carrera.
Puedes conocer más de ella aquí

Hoy me gustaría hablar un poco acerca de la diversidad y los modelos familiares.

Aquí en Cádiz tenemos la suerte de vivir en un lugar no muy lejos de otro continente, en la costa atlántica y nuestra situación geográfica hace que hayamos tenido mucha tradición de importaciones y exportaciones mercantiles desde los fenicios, gente de otros lugares que viene y que va hasta día de hoy.

Ello ha traído mucha riqueza cultural, muchas personas con rasgos y características diferentes con costumbres y tradiciones propias.

Nuestro modo de vida, la apertura, la tolerancia y la integración ha sido proclive para evolución en las costumbres y en los modelos de familia que hoy tenemos.

Hoy encontramos familias monoparentales, de un sólo papá o de una sola mamá o biparentales, bien con dos mamás, con dos papás o bien con un papá y una mamá.

Partiendo desde un punto de vista “objetivo” (clínicamente hablando), la homosexualidad se dejó de considerar un trastorno mental en el apartado de “parafilias” según el DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) en 1973. El DSM es un manual donde la comunidad de Psicólogos y Psiquiatras norteamericanos (APA, American Psycholigical Association) recogen y definen en acuerdo los trastornos mentales. Por tanto, la homosexualidad viene a formar parte de nuestra diversidad, algo común y frecuente en nuestra sociedad.

La orientación sexual no es una cuestión aprendida ni elegida y por tanto, no es imitativa ni viene condicionada por el tipo de familia

Hay muchas personas que llegan a un momento en sus vidas en que sienten el deseo o necesidad de ser madres o padres para sentirse autorrealizados. De hecho, forma parte de una de las necesidades más elevadas en la pirámide de necesidades del ser humano según Maslow y que emerge cuando hemos cubierto las necesidades más básicas.

Sin embargo, hoy por hoy, aún hay personas que se preguntan acerca de los modelos familiares y la repercusión que esto tiene para los hijos e hijas.

¿Tiene alguna consecuencia negativa para el bienestar psicológico de los hijos e hijas de parejas homosexuales? ¿Son más o menos felices que otras familias? ¿Condiciona la orientación sexual de los hijos e hijas?

Es cierto que las hijas y los hijos, desde muy pequeñitos, se fijan en sus papás y/o sus mamás y cómo se relacionan emocionalmente como pareja entre ambos. Es decir, ellos y ellas asimilan un modelo afectivo relacionado con el comportamiento de la pareja, los límites y el respeto. Este modelo es con el que aprenderán a relacionarse en el futuro y con el que crearán un “ideal” de posible pareja para sí mismos. Destaco aquí que el “modelo de pareja” no tiene que ver con la orientación sexual. Por tanto, un ambiente estable y afectivo en cualquier familia es una base importante para la felicidad de las hijas e hijos independientemente del tipo de familia que sea (monoparental, biparental y si es homosexual o heterosexual).

La orientación sexual no es una cuestión aprendida ni elegida y por tanto, no es imitativa ni viene condicionada por el tipo de familia. Es una cuestión organísmica y por tanto, natural. De este modo, igual que vamos a por agua cuando tenemos sed, todas las personas se interesan por la persona amada y experimentan atracción sexual y sentimientos de amor, independientemente del sexo que sean. Esto es un hecho natural y biológico.

¿Qué es entonces lo verdaderamente importante?

Educar para la diversidad y el respeto a ella. La única causa de infelicidad en este tipo de cuestiones es el rechazo. Por eso, lo más importante es aprender a respetar ya que hay gente muy diferente en el mundo y a lo largo de toda nuestra vida. Por eso el valor fundamental es transmitir que el amor es algo importante y universal y que no importa con quién se esté, sino que nos acepten, respeten, nos haga sentir queridos y tratar de igual modo a los demás, y de este modo, enseñarlo así a nuestros hijos e hijas.

Dejo aquí estos materiales para quien quiera trabajar este tema en casa con niños y niñas:

http://www.cogam.org/_cogam/archivos/1413_es_21-Nicol%C3%A1s%20tieneSC.pdf

http://www.re-inventarse.com/wp-content/uploads/2012/11/Cuentos-infantiles.-Adam-tiene-dos-madres-copia.pdf

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

7 Comentarios
  • Patricia tiene dos papás 15 de febrero de 2015 12:08, por Nacho

    Este es el tipo de cosas que hay que repetir una y otra vez a las personas, porque el ser humano es como es. La sexualidad no se elije. Un gay o una lesbiana no decide serlo. Es así porque ha nacido así.
    Incluso la Iglesia Católica acepta la homosexualidad como un hecho natural.

    Si una persona ha nacido gay, ¿tenemos que castigarla prohibiéndole que forme una familia? ¿Acaso no tiene el mismo derecho que una pareja heterosexual esteril, que desea adoptar? El amor y la entrega necesaria para criar a un niño/a no dependen de la condición sexual.

    Se dice entonces que es que los niños criados en esa pareja van a vivir traumatizados o rechazados por la sociedad. Pero si yo digo "es que la van a rechazar" .. ¿no será que soy YO el que la está rechazando?

    Contestar

  • Patricia tiene dos papás 15 de febrero de 2015 20:59, por carlosperez

    Respeto la orientación sexual de cada persona, pero que un niño/a tenga dos papas o dos mamas me
    parece un mal ejemplo para ese niño/a en primer lugar pensando en su bienestar , nuestra sociedad
    no esta preparada para aceptarlos y por lo tanto lo tendrán difícil toda su vida nos guste o no aceptarlo.

    Contestar

    • Patricia tiene dos papás 16 de febrero de 2015 02:21, por homosexual

      Q respetas la orientacion sexual de las personas? Venga ya hombre... Dices eso y seguidamente dice q es de mal ejemplo q un niño o niña tenga dos padres o madres homosexuales... Para empezar yo lo soy y muchos somos mejores personas q otros y segundo muchos niños tienen padres heterosexuales q les dan mucho peor ejemplo q los q son homosexuales, pq los hombres maltratan a sus mujeres, insultan a sus hijos, no les da nada de libertad aunq sean mayor de edad, padres q roban, madres q se prostituyen, padres y madres alcoholicos y q se drogan o fuman marihuana... Eso si es dar mal ejemplo, no dos homosexuales q se quieran y muestren su amor entre ellos y enseñen a sus hijos q es querer a alguien y tambien q den cariño a sus hijos y no los abandonen o no les haga caso la mitad de las veces

      Contestar

    • Patricia tiene dos papás 16 de febrero de 2015 16:36, por Violeta

      "Respeto la orientación sexual de cada persona, pero que un niño/a tenga dos papas o dos mamas me
      parece un mal ejemplo para ese niño/a en primer lugar pensando en su bienestar , nuestra sociedad
      no esta preparada para aceptarlos y por lo tanto lo tendrán difícil toda su vida nos guste o no aceptarlo."

      No estás dando ninguna razón para justificar que es un mal ejemplo. Es un razonamiento circular: como yo pienso X la sociedad piensa X. Como yo no cambio, nada va a cambiar y por eso la gente piensa así. La gente como tú puede, o escudarse diciendo que "es porque la sociedad no está preparada", o ir un paso más allá y aprender a educar como es debido. Tú eres responsable de lo que enseñas.

      Contestar

    • Patricia tiene dos papás 16 de febrero de 2015 19:41, por DePena

      CarlosPerez, la única conclusión que puedo sacar de lo que dices es que es cierto que vives en una sociedad muy cutre. La solución en ese caso no es que la criatura no tenga dos papás o dos mamás, si no la de HUIR junto a él o ella de este pueblo y no hacerle crecer en un entorno con gente cutre, maleducada, fanfarrona, déspota, hipócrita e intolerante como a la que defines en "esta sociedad". NO tienes que respetar la tendencia de ninguna persona, lo único que debes hacer es ser ajeno a ella y crecer en valores, no resignarte a participar de la baja calidad social de la que hablas y en la que parece que quieres participar. De vergüenza tener esa mentalidad aceptada en la que no es posible el cambio ni la tolerancia. EVOLUCIONA.

      Contestar

    • Patricia tiene dos papás 18 de febrero de 2015 01:37, por África

      Vos sois la sociedad,vos sois la que educais en la intolerancia y rechazo. Porque culpar a la sociedad ? Porque no reconoce que vos sois la intolerante .

      Contestar

  • Patricia tiene dos papás 17 de febrero de 2015 04:05, por homosexual

    Como ya dije hay cosas en las que hay que dar ejemplo como en la educacion respeto e igualdad para todo ya sea homosexualea o heterosecualea ya que todos somoa iguales seamos los q seamos y esa persona dira q respeta mucho pero como dije no me lo creo ese tipo de persobas son de los que luego le sale el niño gay y le mete una paliza o los hecha de casa o no les vuelve a hablar mas, y conozco muchos casos, doy gracias a q a mi no me ha pasao pero sigo diciendo lo mismo el ejemplo no se da en que tipo de pareja seas, sino en el resto de las cosas que ya mencione y se q se me kedaron muchas mas y siguen kedandose en el aire. Q no somos bichos raros ni tenemos una enfermedad para pensar asi de nosotros ante la sociedad de cualkier forma en este caso el criar a un/a niño/a

    Contestar

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.