www.puertorealweb.es

Lunes 26 de agosto de 2019

Psicología

SECCIÓN DE PSICOLOGÍA: "TRUCOS PARA MEJORAR"

“No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va”. (Lucio Séneca)

30 de junio de 2013

Nº Comentarios

Ana Rodríguez Rivas. psicóloga

La semana pasada dedicamos la sección de psicología a los estados de ánimo, qué son, en qué consisten, cómo podemos modificarlos cuando los estamos viviendo como negativos. Me gustaría en esta ocasión seguir profundizando en el tema.

A modo de síntesis del último artículo, comentaba que las sensaciones que aparecen sobre todo al vivir un estado emocional negativo son una o varias de las siguientes: cansancio, agotamiento, nerviosismo, ansiedad, tensión, malestar. Ponemos en práctica una gran variedad de conductas para evitar quedarnos con este tipo de sensaciones: por ejemplo, comer algo, salir a dar una vuelta, decirnos a nosotros/as mismos/as que pensemos de otra forma más positiva, llamar a alguien de confianza, etcétera.

El hecho de que seamos capaces de reconocer cuándo nos encontramos en este estado nos va a ayudar a modificarlo, ya que nos informará de por qué nos ponemos mal ante determinadas situaciones o conductas y poder sustituirlas por otras más agradables.
El estado de tensión-cansancio va a provocar que aparezcan una serie de reacciones negativas: pensamientos derrotistas y negativos, mal humor, pagarlo con otra persona que no tenía nada que ver, tomar decisiones incorrectas. Por eso el primer paso para poder cambiarlo es darnos cuenta del estado en que nos encontramos.
En relación a nuestros estados de ánimo es importante tener en cuenta la hora del día en la que nos encontremos para así comprender la forma en que vemos nuestros problemas. Pueden parecer insuperables o especialmente difíciles en un momento del día y en otro no darle tanta importancia. Existen en este sentido diferencias de unas personas a otras: un determinado momento puede ser muy malo para una persona y bueno para otra. Cada uno/a tiene su propio ritmo.

Según distintas investigaciones, a última hora de la tarde y por la noche suelen ser los momentos del día en que la mayor parte de personas están más tensas y/o cansadas. Justo después de levantarnos por la mañana también podemos sentirnos mal, sobre todo si los pensamientos que tenemos no están todavía ocupados con lo que queremos hacer durante el día.

Los pensamientos negativos se relacionan con el estado emocional de tensión/cansancio, por lo que si sólo reflexionamos sobre nuestros problemas o nuestra vida cuando escasea la energía, probablemente terminaremos pensando que no estamos bien.

Una reacción frecuente y con la que solemos sufrir mucho es preocuparnos tanto por las cosas importantes como por las que no lo son. Se nos activa la “preocupantitis”. Cuando nos sentimos tensos/as, cansados/as, ansiosos/as, tendemos a preocuparnos por cosas que no tienen tanta importancia, no vemos solución a nuestros problemas, catastrofizamos la situación. Perdemos objetividad, dejamos de relativizar y nos vamos llenando de pesimismo y malestar.
De la misma forma, las decisiones que tomamos cuando nos sentimos así no van bien orientadas y aumentan las posibilidades de que no decidamos bien, pudiendo luego arrepentirnos de la decisión tomada.
Una idea importante es que nuestros pensamientos tienden a tener el mismo signo afectivo que el de nuestros estados de ánimo: los pensamientos negativos se relacionan con estados de ánimo negativos de la misma forma que los pensamientos positivos lo hacen con estados de ánimo positivos.

Los pensamientos negativos pueden resultar estresantes porque estemos demasiado cansados/as y tensos/as, dándonos la impresión de que nuestros problemas son insuperables. Todos/as experimentamos alguna vez momentos así, pero el estado de ánimo negativo en el que nos encontremos no nos está señalando que nuestras dificultades o defectos sean crónicos sino cómo está nuestro nivel de energía y recursos propios en ese momento.

Al poner atención te darás cuenta de que tus pensamientos negativos no se producen todo el tiempo sino que van cambiando a lo largo del día. Cuando logres ser consciente del patrón que suelen seguir, de cuál es su dinámica de cambio, tendrás mayor control sobre ti mismo/a, sobre las conductas que llevas a cabo que te ayudan y las que no lo hacen.

Os dejo con estas dos frases para la reflexión:

“No hay viento favorable para el que no sabe a dónde va”. (Lucio Séneca)

“Si oyes una voz dentro de ti diciéndote “no sabes pintar”, pinta, faltaría más, y la voz se callará”. (Vincent Van Gogh)

terapeuta.rodriguez.rivas@gmail.com

www.anarodriguezrivas.com

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.