Sábado 30 de mayo de 2020

Noticias

El Servicio de Orientación y Empleo de Autismo Cádiz y el complicado reto hacia la igualdad de oportunidades

Esta área se esfuerza por garantizar el derecho de las personas con TEA a un trabajo digno y ocupa el mes de mayo en la campaña Tus Derechos, Nuestros Servicios que está llevando a cabo la entidad con motivo de su 40 aniversario

23 de mayo de 2020

Nº Comentarios

El artículo 27 de la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU recoge el derecho al trabajo para las personas con discapacidad. Y tiene que garantizarse, así lo expresa el texto del articulado, en igualdad de condiciones. Es precisamente para lograr esta máxima que nace el Servicio de Orientación y Empleo de la organización, hace una década, como respuesta a un estudio sobre las necesidades de las familias y las personas con TEA (Trastorno del Espectro del Autismo) en el que se reflejó la empleabilidad como una de ellas. El camino recorrido ha sido largo pero fructífero, tal como explica su responsable, Blanca Prefasi. “De inicio nos encontramos con tres retos: El primero, la dificultad que puede tener el colectivo TEA en detectar cuáles son sus intereses; el segundo, un gran número de capacidades pero la ausencia de certificación académica reglada y el tercero, la existencia de un entorno laboral, que en principio puede ser hostil para las personas con TEA, ”, explica.

De esta manera, cada uno de esos retos apunta a cada una de las fases que se deben seguir en cualquier servicio de empleo: orientación, formación e inserción. La tarea que entonces se empezó a desempeñar abrió los tres frentes paralelamente pero le dio especial impulso al segundo de ellos, la formación. “Para garantizar la igualdad de oportunidades teníamos que conseguir que las personas con TEA tuvieran un currículo competitivo”, añade la responsable. Para ello, el trabajo se orientó hacia el acompañamiento educativo en los últimos cursos de la Educación Secundaria, de manera que las personas con TEA pudieran culminar sus estudios y obtener un título, pero que también pudiera incorporarse desde ese inicio una orientación vocacional. “Empezamos con cinco personas, muchas de ellas con experiencias de fracaso escolar en sus centros educativos y el esfuerzo y aprendizaje por parte de todos fue mucho”, comenta Prefasi.

Este acompañamiento en la formación que comenzó entonces y continúa en la actualidad, se realiza a través de la adaptación de los contenidos, del contexto y de la parte social mediante la figura de un preparador, que facilita el proceso de aprendizaje de la persona con TEA. “Ese paso fue muy exitoso porque comprobamos que, efectivamente, con los apoyos necesarios, el alumno aprobaba y pasaba de curso”, comenta la profesional. Se decidió comenzar a trabajar las ofertas de empleo público y la formación no reglada también, abriéndose un horizonte de posibilidades.

Junto con el acompañamiento en la formación y la orientación vocacional se trabaja también la inserción laboral. Los tres elementos son necesarios. “El éxito es encontrar un puesto de trabajo de carácter estable para la persona con Autismo”, comenta Blanca, aunque también es importante la realización de prácticas. La inserción en las empresas supone por otra parte un trabajo doble: de un lado con las empresas y del otro el de las personas con TEA. Así, explica la responsable del servicio, cuando comienza la relación laboral, se debe adaptar el perfil de trabajo y también tienen que tomarse decisiones sobre las necesidades de acompañamiento presencial en el propio puesto. “Es la metodología del empleo con apoyo, en la que el objetivo es la retirada progresiva del acompañamiento pero en la que es fundamental ordenar muchos aspectos: la adecuación del entorno, el ritmo de trabajo, la priorización de tareas, entre otras”, añade. De esta manera, a día de hoy el Servicio de Empleo cuenta con 10 personas, de las cuales cuatro tienen un trabajo estable y contrato indefinido.

La responsable del servicio incide por último en la importancia de un mayor conocimiento sobre el autismo en la propia sociedad, lo que supondría también retirar barreras a todos los niveles. En este sentido, coordinar un servicio como éste “sirve para contribuir a poner un granito de arena en la construcción de una sociedad más justa, donde todos tengamos las mismas oportunidades”. Un ejemplo es Daniel Sánchez Garnier, una persona con TEA de este servicio que en la actualidad tiene uno de esos contratos indefinidos, en Decathlon en Jerez. Daniel, que entró a formar parte del servicio de Autismo Cádiz en 2014, trabaja en la sección de Pádel. Le encanta el deporte, como el propio pádel o montar en bicicleta. Como profesional, destaca su responsabilidad y compañerismo, factores ambos que le han hecho ganarse un hueco en la empresa.

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.