Domingo 3 de enero de 2021

Puerto Real en la Historia

Puerto Real en la Historia: El conjunto de Patrimonio Histórico naval más completo de España

"Una de las instalaciones navales más antiguas y completas, como son los conjuntos de Isla de El Trocadero y El Real Carenero, donde se tiene evidencias documentales de la actividad desarrollada desde al menos el siglo XV"

21 de septiembre de 2015

Nº Comentarios

1

Antonio Villalpando. Historiador

Solo comparable a Cartagena y Ferrol, el conjunto de elementos asociados a la construcción naval existente en Bahía de Cádiz supone un caso casi único, digno de estudio y especialmente complejo a la hora de tratar la documentación y restos materiales, por su diversa naturaleza y procedimiento administrativo.

Hablar de la historia de los astilleros en una carilla es temerario. Entiéndase que solo damos notas para apreciar en su justa dimensión la importancia del patrimonio histórico e industrial que tiene Puerto Real en relación a la Construcción Naval. Utilizo datos muy puntuales, la mitad son apuntes de primaria, de los que aún conservo, copiados a mano en las clases de Rafael Anarte en el Arquitecto Leoz. Pido que se ponga en valor el trabajo que se hizo en Aula XVI con maestros y profesores como él. Pocos podrán decir que no han escuchado nada al respecto de la historia de Puerto Real, pues la historia local era uno de los puntos que siempre se trataron en las aulas.

El Caso de Puerto Real es especial. Sin tratarse de una gran ciudad ni capital de provincia, mantiene elementos industriales de primer nivel. Por un lado el primer Astillero Civil de España, el que construyera Antonio López en Matagorda en el año 1963. Por otro, una de las instalaciones navales más antiguas y completas, como son los conjuntos de Isla de El Trocadero y El Real Carenero, donde se tiene evidencias documentales de la actividad desarrollada desde al menos el siglo XV, si bien la casi totalidad de los restos materiales visibles pertenecen al S. XVIII. Hemos de mencionar que el modelo urbano de Puerto Real incluía desde su fundación la instalación de infraestructura destinada a la construcción y reparación naval. Se incluyó las atarazanas en su frente marítimo pero también con el Real Carenero y el Trocadero, así como La Carraca. De ese modo siempre se contó con un punto tipo isla de carácter industrial naval vinculado a la armada como se hiciera en Veracruz o en Guayaquil. Es por tanto un modelo muy hispano, conocido en la Bahía y exportado al continente indiano.

Hemos de mencionar que en 1752 se construye el Arsenal de La Carraca, entonces en término de Puerto Real, hasta resolución de un litigio con la Ciudad de San Fernando, favorable a ésta, en tiempos de Primo de Rivera. No extrañemos por tanto que en ese astillero se hayan sucedido generaciones de trabajadores portorrealeños.

¿Por qué es importante este bien?

En España existen abundantes ciudades con patrimonio industrial naval de buena calidad, como Sevilla, Gijón, Santander, Bilbao, Sagunto o Barcelona. Estas, salvo quizás Sevilla y Barcelona, no presentan conjuntos tan complejos como aquellos centros donde se centralizó la actividad de la Armada. (Ferrol, Cartagena y Cádiz) El caso gaditano es singular porque la bahía en su conjunto contiene algunos de los elementos de la historia naval nacional más singulares. Entre otros los astilleros históricos de San Fernando, Puerto Real y Cádiz y toda una serie de estructuras asociada a los mismos directa o indirectamente, como La Carraca, El Trocadero, El Museo del Dique del Astillero de Matagorda, El Museo Naval de San Fernando y el Panteón de Marinos Ilustres, La Aduana Vieja y la Aduana Nueva en Cádiz, las construcciones con Torre mirador… Incluso los Archivos, donde los fondos documentales de Cádiz y su bahía solo son comparables a los del Archivo de Indias de Sevilla y el de Simancas.

Desde el punto de vista tecnológico, sólo los Astilleros de Indias presentaban avances puntuales frente a los de Cádiz, en Especial el de La Habana y el de Veracruz.

Entre las construcciones y adelantos desarrollados en nuestros astilleros citamos desde mejoras en el forraje metálico (careneo) de barcos mediante el remachado, las goletas rápidas, la creación de lanchas cañoneras y los primeros submarinos que surcaron los mares, los sistemas de tiro González Hontoria, el diseño e implantación de los buques tipo Max Suez, llegando al desarrollo actual de nuevos prototipos navales de tipo ecológico, que mejoran la navegabilidad por el fenómeno de la cavitación y reducen el consumo de combustible en casi un 50% respecto a buques convencionales.

¿Qué se conserva del mismo en Puerto Real?

En relación a la construcción naval, destacamos algunos de los elementos conservados y “visibles”:El conjunto de dimensiones monumentales existente en la Factoría de Navantia Puerto Real. Esto integra la zona histórica que cuenta con los edificios del denominado “Dique Viejo”, entre los que se encuentran capilla y monumento a Marqués de Comillas, talleres, escuelas…) y el museo Naval, único en su género, que hay que sumar a gran diversidad de grúas, diques y estructuras singulares como los Pórticos o las Torres de La Luz, en su fecha la construcción más alta hecha por el hombre en España. A esto se unen edificios singulares como las oficinas y los grandes talleres. El conjunto representa un hito cultural en el Paisaje de La Bahía.

El Real Carenero, situado junto al Puente de Suazo, frente a San Fernando, ciudad donde se diseñó y dirigió el proyecto de su puesta en valor. Supone un espacio dedicado a carenar, esto es, forrar con planchas metálicas barcos de madera. Tuvo especial importancia durante el periodo que oscila entre finales de los siglos XVII y el inicio del S. XVIII. Pudo contener atarazanas durante los siglos XV y XVI.

Los diques e infraestructura en el Caño de El Trocadero, en especial en la Isla del mismo nombre. Allí donde parece haber existido un fondeadero similar al citado en el cercano Río de San Pedro, y quizá las atarazanas jerezanas o zonas de reparación. En el S. XVIII se terminó un complejo naval al amparo de las recientes fortificaciones creadas en Matagorda y Puntales. Asociado a este espacio un fuerte de campaña pasó a ser un fuerte de piedra, el Fort Luys. El Trocadero se cerraba con una cadena para impedir el asalto naval y contaba con una muralla marítima de traza moderna y perfil bajo, ideal para la defensa frente ataques con armas de fuego y artillería naval. El Caño del Trocadero contendrá en sus dos orillas abundantes diques dedicados a la construcción naval, así como almacenes y zonas de comercio de mercancías y pertrechos navales. El Consulado y la propia Casa de Contratación tenían allí sus dependencias, de las que quedan edificios fosilizados en las posteriores salinas.

Aunque hablemos de los espacios dedicados a la construcción naval, deberíamos de relacionar otros ámbitos, como el muelle viejo y las defensas marítimas de Puerto Real, cuyas atarazanas urbanas aún no se conocen. La iglesia de San José, templo costeado por los constructores navales del Gremio de Carpinteros de Rivera, o el Archivo Municipal, donde se custodian materiales de gran importancia para el estudio y conocimiento de estos espacios. Esto, sin contar con monumentos en rotondas de la ciudad y la población en sí. Podríamos decir, que medio Puerto Real ha comido de Astilleros, directa o indirectamente y no debería renunciar nunca a seguir haciéndolo.

CONDICIONES DE PUBLICACIÓN DE LOS COMENTARIOS

PRW no se responsabiliza de las opiniones vertidas en los foros y se reserva el derecho de no publicar los mensajes de contenido ofensivo, discriminatorio o difamatorio, o con contenido no vinculado con la noticia

1 Comentario
moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.